31.7.11

Nieve en Tafi

Pues no, el trabajo de campo no siempre es en sitios cómodos y calientes....

29.7.11

Trabajo en campo

Por suerte los paisajes son geniales, aunque hace un frío digno del norte argentino en invierno. Algunos dicen que el andaryego solo pasea, pero yo digo que también trabaja.

Tafi del Valle es una tierra interesante y tiene buenos personajes. Leer a Latour ha servido para comprender lo que sucede aca y confirmar que el debate entre estructura y agencia persiste (a quien lee el blog y no conoce bien los términos, ya lo contare después). Pero sobre todo para insistir en la necesidad de observar y dejar a la gente hablar.

En fin, menos teoría y mas practica. A seguir, moverse de donde se roba la señal de wifi y avanzar.

I

18.7.11

Convocatorias académicas relacionadas con turismo

En el sitio de la revista "espaces", de Francia, se publican semanalmente convocatorias e invitaciones a eventos o publicaciones. Hay dos super interesantes que muestran lo lentos que seguimos estando en nuestra linda América Latina (que conste que no acuso sólo a la investigación: estoy convencido que sin un trabajo conjunto con gobierno y empresa, seguiremos en las mismas por mucho tiempo más).

1. Convocatoria para publicación sobre los "Backpackers" y su evolución en los últimos años. El artículo debe entregarse a más tardar el 15 de enero de 2012
(acá los datos y demás). Claro, es en francés.

2. Convocatoria para un evento que será en mayo de 2012 sobre "experiencia turística" en Bruselas . El resumen debe ser enviado en noviembre de 2011 a más tardar. Mira los temas principales y adicionales:

1) Corps, sens et émotions aux coeur de l'expérience touristique (cuerpo, sentido y emociones en el seno de la experiencia turística)
2) Gastronomie et expérience touristique (gastronomía y esperiencia turística)
3) Jeux et enjeux de la mise en scène touristique : de la thématisation aux simulacres (juegos y retos de la puesta en escena del turismo: de la tematización a los simulacros)
4) L'économie de l'expérience : des pistes prometteuses pour l'analyse et la gestion du tourisme? (la economía de la experiencia: pistas prometedoras para el análisis y la gestión del turismo?)
5) L'expérience comme composante des tourismes alternatifs (La experiencia como integrante de los turismos alternativos)
6) L'expérience touristique est-elle mesurable? (Se puede medir la experiencia turística?)

Además, tres mesas redondas en relación con la temática general:

1) L'expérience touristique : les regards de la recherche en-dehors de la francophonie (experiencia turística: miradas de la investigación fuera de la francofonía)
2) Expériences de l'expérience : le point de vue des professionnels (experiencias de la experiencia: el punto de vista de los profesionales)
3) Une place pour l'expérience dans l'enseignement du tourisme (un lugar para la experiencia en la enseñanza del turismo)

(acá más datos)

Y mientras, nosotros seguimos analizando el fenómeno desde afuerita... y desde los viejos paradigmas!! Vamos latinoamérica!

15.7.11

La última entrevista a Facundo Cabral

Esta es una de las últimas entrevistas que dio Facundo Cabral... sin palabras y para que reflexiones un poco sobre tus problemas y sueños... gracias Guada, por el reenvío.

Acá un pequeño extracto, la entrevista completa está acá

¿Cómo amante de la vida, qué mensaje le puede dar a los guatemaltecos?
"No, no, no, en general no se puede hablar, como dicen los argentinos yo no me siento incluido, somos individuos, cada uno es cada cual, eso de que somos... Yo no creo en las nacionalidades ni en los grupos, yo creo en el individuo. Y consejos no puedo dar porque tendría que ser un profeta ó un filósofo, pero mi sugerencia si, eso si, es: Hace lo que amas querida, lo peor es aquellos que te quieren marcar el camino, familia, un político, una religión. Tenés que hacer lo que te dicta el corazón, es la forma de llegar a ser feliz. Ser libre, tener tu vida en tus manos, no seguirte de rebaños. El político que te dice que tú debes ir acá, tu familia que te dice que esto no te conviene y tu religión que te dice esto es malo y esto es bueno… vos tenés que decidir, es la única forma de ser feliz y ser libre, no podes ser feliz si no sos libre y para ser libre tenés que conocerte. Entonces no te van a embarcar ni con la droga ni con las corrupciones y vas a hacer una vida saludable, no vas a tener que usar nada para ser más libre y divertirte más. Al carajo la cerveza y la droga, tú podes con plena libertad y con salud volar mucho más que con esa basura, sin ninguna duda".
"Vos tenés que decidir desde con quién te acostas, a dónde vas a orinar y qué trabajo vas a hacer esa es tu decisión, cuando haces eso la vida vale la pena, si no, vas a ser como los mayores que en general trabajan por obligación, es una vida de aburrimiento, esperan el domingo porque el resto de la semana hacen lo que odian y eso no es bueno, por eso es poca la gente feliz que encontrás en el mundo, es la que se anima a ser ella misma".

14.7.11

Otro de Turismo: Ricos viajeros; pobres viajeros.

Un excelente video que encontré primero en el blog de Antonis Petropoulous, en su blog de Ecoclub. En sólo 3 minutos nos recuerdan que todos viajan, pero de muy diferentes modos (lo que me hace pensar de nuevo que el turismo debería integrarse a una gran categoría de estudios como la que dice Clifford: Estudios Culturales Trasnacionales). La historia de una pequeña isla paradisiaca en Grecia, con fondo de "summertime", en la que la vida no es igual para todos.

Como alguna vez lo dije: que se mueran las fronteras! Sólo sirven para impedir el movimiento que hace muchos años ya era una realidad y no tenía que mostrar documentos.

Si no fuera por los moneros de La Jornada....

No cabe duda que los moneros de La Jornada son de los mejores. Y como una imagen vale más que mil palabras, acá les dejo el cartón de Helguera de hoy. Buen día!

8.7.11

Escoge la golosina!

Hay gente que sí sabe cómo vivir bien la vida..

Analogía de un doctorado

Todos los días me quiebro la cabeza. ¿Cómo lo haré? ¿Lo lograré? ¿Cómo lo mejoro? ¿Qué es más importante de leer de toda esta pila de libros que me mira con ansias devoradoras? Y he descubierto que al mismo tiempo que me desespera, me gusta. Pero hoy entendí algo y lo explico con una analogía:

Yo era un cazador de ballenas: me subía a mi bote y salía al mar. Conocía cómo manejar el harpón, el remo, el timón, abordar de costado, esperar firme en la proa, motivar a mis balleneros, hacer estrategia de equipo y hasta nadar en mar helado.

Hoy sé que la ballena es un cetáceo, conozco su estructura corporal, el número de kilos de plancton que come en un día, el tiempo que le toma reproducirse y hasta el nombre de muchas ballenas famosas. Me he convertido en un biólogo marino.

El tema es que eso no me hace un mejor cazador de ballenas, ni el mejor de los biólogos marinos. Espero que al final, al menos me sirva para contar mi historia. ¿O debí haber hecho un doctorado en blogología?

4.7.11

El imperio de los Esbirros / Elecciones Estado de México 2011


El imperio de los esbirros.

Yo lo conocí cuando era lo que yo quería ser: emprendedor, valioso, orgulloso, un ejemplo de la sociedad; un joven que se abría paso y nos decía cómo hacerlo.  Recuerdo que me recibió con una sonrisa, un saludo amable. Qué buen político: me ganó. Yo, por ese entonces era un veinteañero que organizaba un simposio y quería invitar, como estudiante de la carrera de comercio internacional, al encargado del área de Desarrollo Económico del gobierno del Estado de México, el Sr. Juan José Guerra Abud. Enrique (así me dijo que lo llamara), su secretario particular, me comentó que haría todo lo posible por conseguirlo para que nos inaugurara el evento y diera la charla de apertura.
  Y lo logramos. Orgullosa –e inocentemente- hicimos lo que los estudiantes exitosos están llamados a hacer: reproducir el sistema del que provienen, que les ha dado de comer, que los mantendrá. El Sr. Guerra Abud inauguró el primer Simposio de Comercio Internacional del Tec de Monterrey Campus Toluca y nos sentimos orgullosos, exitosos, como buenos “niños tec”. Ibamos por buen camino.
  De Enrique no volvimos a escuchar sino hasta unos nueve años después, cuando los que alguna vez habían sido ayudantes pasaban a liderar la política local: su hermana se casaba con uno de nuestros ex-compañeros de generación, un buen amigo con el que tomábamos cerveza, con el que nos encontramos en Monterrey, con el que comimos pizza “Corte Chicago”: si no llegaba treinta minutos después de pedirla y cortada en cuadritos y no en rebanadas como siempre, entonces podíamos regresar al motociclista que la entregaba –sin pagar la pizza, pero quedándonosla- para que nos trajera otra, pero esta vez bien cortada. Eran tiempos divertidos en los que no nos dábamos cuenta de quién era quién en nuestro grupo social. Se volvió gobernador del Estado.
  Si por ese tiempo hubiera conocido un poco más de sociología, de antropología, de mundo, hubiera entendido muchas cosas y tal vez las hubiera peleado: cuidado con el sistema que se aprovecha de los jóvenes que quieren llegar a ser como los ídolos que él mismo les muestra; que si bien es cierto que lo más práctico es pisar a los demás antes que trabajar con ellos, en el largo plazo lo vamos a pagar; que el dinero no lo es todo, que comprar un auto del año no te hace más humano; que competir con tu vecino no hace un mejor barrio...  pero no, en ese entonces todo era hacer dinero y competir. Muchos sucumbimos, pocos tratamos de huir.
  Hoy que entro a la edad en la que siento más obligación de participar en sociedad, resiento lo que he dejado de hacer: criticar, proponer, volver a mi tierra, recordarles a los que alguna vez se las vieron duras, a los que antes no tenían auto del año, a los que trabajaban y patinaban para pagar su colegiatura, que ellos también sufrieron, que sus papás se esforzaron, que también se quejaron de la corrupción, del nepotismo, del amiguismo y de las negociaciones que hacen para subir esa pirámide interminable del “bienestar social” (el propio, no el general). Pero pareciera que se han olvidado de eso. ¿Es ese el México que quieren para sus hijos? ¿Cuánto tiempo más creen que esa fantasía puede durar antes de que tengamos más desintegración y protesta social? ¿Eso les enseñó el “Tec” (¿entonces por qué no me identifico con ellos?) o esa es la interpretación que le dieron al éxito? ¿Dónde quedaron las enseñanzas de honestidad de Rafa, de Enrique, de Juan, de Roberto?
  Pero ahora muchos cuentan como cuervos cuántos cuartos quedan. ¿Cómo quedarse con comercio, con quintales, quintas, contactos, comisiones, compadrazgos? ¿Cuando conseguiremos cabalidad, comprensión, coherencia y congruencia?
  Asistimos al Imperio de los esbirros. La reproducción de la desigualdad en su máximo nivel. Peor aún, en un mundo de indiferencia: “ya ves, así es, es lo que nos merecemos”; “ni te metas en problemas, no vale la pena”; “para qué alegar, si ya sabemos que la tienen ganada y bien amarrada”. En el que ya no vale la pena luchar, en el que es mejor huir, abandonar la partida. ¡Qué lejos estamos de los ideales que alguna vez perseguimos!
  Dicen que es mejor cerrar los ojos, adaptarse al sistema, dejar de criticar y tomar lo poco que nos ofrecen, jugar con ellos y rebelarse después, cuando hayas logrado algo y así te puedas zafar tranquilo (Nadie que yo conozca ha logrado cambiar desde adentro, por la simple y sencilla razón de que la zona de tranquilidad, de calma y de confort no te obliga a ello). Como decíamos hace unos días: nadie cambia porque está bien, sino porque cree que hay algo que está haciendo mal. Pero no, eso por ahora no parece suceder en el Edomex. Por ahora ganaron los esbirros que antes eran demasiado simples y humanos; justo como hace unos años los Hank, los Pichardo, fueron abriendo el camino a los nuevos de hoy... los nuevos aprendices siempre taparán los trucos de los viejos magos.
  Mientras, el estado, que se pudra. Más de ochenta años con el mismo partido en el gobierno, con los mismos problemas, con las mismas realidades, con las mismas familias liderando. Con los mismos problemas, con los mismos robos, con la misma concentración de poder, con la misma inequidad... y viene el 2012. ¿Nos vamos a quedar sentados y dejar que los esbirros sean los dueños del país?

2.7.11

¿Y vas a votar por el PRI? vota consciente!!

Esto es lo que han dejado más de 80 años de gobierno del PRI.

* Políticos corruptos (Beteta, Pichardo, Montiel, Peña Nieto...) que sólo buscan llenarse los bolsillo a costa de la población y su calidad de vida.

* Desastres ecológicos (mira el río Lerma, las zonas conurbadas el DF, los desbordes continuos, la tala de toda la zona montañosa del estado), contaminación (Toluca y demás áreas);  Urbanización caótica: caos vial, desplazamiento de poblaciones, muerte de los centros de las ciudades ante complejos comerciales que no serían permitidos en ningún sitio de Europa, Estados Unidos o países de Sudamérica).

*Apropiación del narco y de las bandas policiales de la seguridad del estado: ¿a cuántos de tus amigos han asaltado, extorsionado, robado? Cuántas veces te has visto en situación de pagar dinero a un policía, a un funcionario, a un burócrata, por hacer el trabajo que debe de hacer?

* Educación patética, que hasta a nosotros mismos nos hace justificar los actos de corrupción, entrar a esos sucios juegos que nunca quisieras que tus hijos conocieran, haciéndonos parte de la triste situación en la que está el estado más rico del país!! Te parece justo? Te parece que debe continuar por otros 6 años?

Piénsalo, piénsalo otra vez y vuélvelo a reflexionar: mañana domingo 3 de julio, piensa en algo más coherente que seguir repitiendo los mismos errores del pasado y de una buena vez y para siempre, recuérdate que nunca vamos a cambiar si seguimos sentados en la misma silla.

¿Así que quieres estudiar un doctorado en el exterior...?

Este post se iba a nutrir de la participación de varios y distinguidos amigos y parientes, desafortunadamente sólo respondieron algunos. La intención era preguntar a quienes hubieran vivido/vivieran estudios doctorales en el extranjero acerca de su experiencia, en unas cuantas líneas.

De cualquier forma, el post no se cierra nunca. Si quieres comentar, simplemente hazlo en la parte de comentarios o envíame tu texto a mi correo y con gusto lo subimos. Por lo pronto, acá los recibidos:


_________________________________________________
Carolina, 34 años, Segundo año del doctorado en Ciencias Sociales. Mexicana en Argentina.
Hasta ahora, el doctorado ha sido para mí:
Una experiencia de vida. Salir de México y enfrentarme a otro lugar, otro clima, otra forma de nombrar las cosas, otras cosas, otro contexto, me ha demandado mucho más que estar dispuesta a cumplir el objetivo de estudiar. Ha sido una invitación contínuaa aprender más allá de lo que se ofrece  "académicamente". ¡Hay que vivir! Se necesita conocer amigos, salir y cuidar compañías que se muestran presentes, mirar cine, compartir otros disfrutes, leer al antojo, perderse un rato en la ciudad, caminar por que sí, charlar con quien va en el camino y esas etcéteras que son la vida del día al día.

Una oportunidad para cuestionarme. Hay muchas preguntas que aparecen y siguen ahí mientras hago el doctorado. Tal vez tan importantes como obvias: ¿Qué hago aquí y para qué? ¿Qué hacer después? ¿Por qué me gusta? ¿Cómo articulo el doctorado con los demás ámbitos de mi vida? Sin embargo, más allá de esas preguntas personales que hay que estar revisando, el hecho de confrontar otras formas de ser y de actuar, otras características de la vida cotidiana, de lo político, lo cultural... quedo obligada
a cuestionar porqué somos lo que somos como mexicanos y a re valorar lo que hemos construido, lo que hacemos y lo que queremos para el país. El país te sigue junto con sus problemáticas, herencias, glorias y penurias. Además, en Argentina he sentido la demanda constante de tener que saber más sobre el arte, la cultura, la ciencia y hasta la producción televisiva de México, pues nos aprecian desde diferentes aristas.

Una oportunidad para interesarme en lo nuevo. Nuevas palabras, nuevos amigos, nuevas experiencias, nuevas rutas, nuevas comidas, nuevos aprendizajes en todos los niveles. Es enriquecedor pero puede agobiar si no hay esa apertura y flexibilidad de quien no para de buscar.

Un ensayo de autonomía (¿y soledad?). La forma con la que se plantea la formación doctoral lleva una demanda singular de autonomía. Es uno quien decide y marca el rumbo. Queda en uno abrirse camino, buscar grupos de trabajo, publicar escritos, "hacerse el campo". Veo el doctorado como un tiempo para hacerse un lugar, a través de un proceso (investigación) y una serie de productos (la tesis y derivadas publicaciones). Literalmente es un deber estar solo en tanto leer y escribir son actividades solitarias.
Digo que es un ensayo porque, durante el doctorado se experimenta lo que será después: aunque uno esté en una institución, también pesa sobre uno la responsabilidad de buscar y plantear proyectos, encontrar financiamiento, investigar y comunicar los resultados.

Una apuesta a largo plazo. El proceso que implica investigar hace el camino para que a largo plazo el doctorado sea más que un papel rotulado con el nombre de una institución. Al menos a mí me importan más los procesos invisibles para ir construyendo la tesis (las interacciones, los aprendizajes) que el título en sí mismo. Hallarse entre personas con intereses comunes, hallar un espacio para enseñar, hallar cómo dar a conocer el conocimiento logrado. Todo eso se invierte a largo plazo: esperaría que el proceso de investigación resulte en otros proyectos dentro del mundillo de la academia y por supuesto, otros proyectos en la vida, otros.
_________________________________
Edgar, 64 años, Doctor en Antropología Social y Cultural, (Etnología General) y Etnolingüística, École Des Hautes Études en Sciences Sociales. París, Francia. Vivo en México.
Tras haber sido rechazado en la Fondation Nationale de Sciences Politiques de París, a la que originalmente solicité inscripción creyendo que de seguro me admitirían.  [...] solicité inscripción en la E.H.E.S.S. temiendo ser rechazado por no contar con la formación de antropólogo y porque en esta institución los profesores eran la crema y nata de la intelectualidad francesa:  Claude Lévi-Strauss, Jacques Soustelle, Pierre Vernant y Maurice Godelier, por mencionar unos cuantos. Soustelle fue mi director de estudios y de tesis, y junto con el primero, eran miembros de L'Academie Francaise.  ¿Por qué estudiar en el extranjero? En principio porque en México, en esa época no existía el Doctorado en Antropología.  En seguida, para romper con el incesto académico -cursar todos los estudios en la madre institución-; en seguida porque constituye una experiencia enriquecedora: vivir otra cultura, conocer así los defectos y las virtudes de mi propia cultura; entrar en un ambiente académico sólido y variado; compartir con otros aspirantes extranjeros y nacionales de Francia los enriquecedores contactos del multiculturalismo y el cosmopolitismo.  Alejarme también del ambiente nacional que te hace pensar que como México no hay dos -por fortuna- y que en la época empezaba a deteriorarse.  Con mi formación inicial -Derecho- ejercí mi profesión y era sumamente próspero, pero el ambiente abogadil era terriblemente inculto y muy conectado con las cantinas, además de corrupto.  Cambié de actividad, cambié de vida y si bien el ambiente académico mexicano no es cien por ciento excelente, se alcanzan logros y satisfacciones, especialmente cuando la docencia -he impartido muchísimos cursos y en general mis alumnos han sido muy variados y la mayoría gustó de ellos- y dirección de tesis -he dirigido muchas- resulta de ayuda a la formación de otros académicos.  Et... Voilà.
________________________________________
Guadalupe.  Soy mexicana por adopción y venezolana por nacimiento. Doctor en Letras. UNAM.
Vine a México para hacer el doctorado. Por fortuna fui aceptada en la UNAM, Universidad de la que me siento muy orgullosa no sólo por ser "la máxima casa de estudios" como dicen ellos, sino porque allí encontré verdaderas lumbreras, académicos con  convencimiento de que son generadores de conocimiento y que les gusta investigar, escribir, publicar y ayudar a los estudiantes. Sin embargo, y ahí entran las contradicciones, ir a la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM me provocaba  un estado de estrés que aún recuerdo y se me pone, literalmente, la piel de gallina -y perdón por tan prosaica metáfora-. La inmensidad del edificio, la fauna estudiantil, e incluso la hostilidad de algunos funcionarios públicos que, gracias a sus sindicatos, actúan con auténtico despotismo, hicieron de mi doctorado una experiencia un tanto tortuosa. La atmósfera amable la encontré en todo lo que aprendí, en el alto nivel de mi asesora, Liliana Weinberg, a quien estimo y admiro, como bien decía Samuel, como a esos maestros imborrables a los que se les rinde honesta gratitud. Y la felicidad suprema: ya ser doctora y saber cuánto nos proyecta a nivel académico, pero más aún, llegar a ese Everest maravilloso que tanto ha costado subir. Ahí va pues, mi experiencia.

_________________________________________
(Samuel, 37, 2o año del doctorado en Ciencias Sociales, mexicano en Argentina)
Acá algunas reflexiones que, al menos en mi caso, no hice y me hubieran servido de mucho: Comenzaría por preguntarme si realmente sé lo que es un doctorado y para qué sirve. Olvidarse de que es el "máximo galardón" que puedes obtener en el sistema académico puede causarte dolores de cabeza: necesitas tiempo, dinero, paciencia y tener claro que no es lo mismo que una maestría o un curso de verano. Significa que además del aprendizaje por vivir "fuera de tu tierra", requerirás meterte a fondo en una (o varias) bibliotecas, leer artículos en distintos idiomas y debatir conceptos desde posiciones bien "académicas", es decir, fundamentadas, teóricas y coherentes. Olvídate de las discusiones de café y las charlas de sobremesa. Con los académicos no se bromea: es como hablar de fut con un argentino; de violencia urbana con un taxista; de derechos humanos con un policía o de drogas con Calderón (el presidente de México). Si no has definido una posición respecto a un tema, te vas a tardar el triple... pero no worry, eventualmente lo lograrás mientras tu "sponsor" (tú, la beca, o papi) siga creyendo que tienes madera (sólo que hay materiales/cabezas más duras, huecas, con nudos, malformadas).

Me ha costado (porque no venía del campo académico -ahora ya pienso "campo" y miro a Bourdieu hasta debajo de la mesa-) mucho entender que lo mejor sería tener un "doctor admirado", para que seas un buen "discípulo" (sí, la academia es como la magia, la brujería, el medioevo: los conocimientos se transmiten de "maestro a discípulo") y así rescates lo que él dice y eventualmente debatas sus conceptos y pase lo que dice The Police: que en un momento él descubra  "that your servant is your master". Si no tienes un director de tesis y un proyecto claro, le vas a patinar un rato y los primeros frentazos serán duros. De preferencia tienes que creer en algo, pero al mismo tiempo dudar de todo. El estudio doctoral es como decía mi profe Rafa Serrano acerca del crimen perfecto: se hace solo, no se dejan huellas para no ser delatado y por humanidad, se debe evitar el sufrimiento.

Te va a cambiar la vida, para bien y para mal. Siempre pensé que cuando me salían canas, se debía al estrés, y entonces decía que ese trabajo no era para mí y me iba. Pero con el doctorado es distinto: si ya lo empezaste, es difícil bajarte sin sentir cierta frustración. No lo podrás terminar antes de 3-4 años y vas a perder vida social, días soleados, reuniones, fiestas y color en los cabellos (y hasta los cabellos mismos). Ah! También vas a aprender, te vas a sentir más útil a la sociedad, darte cuenta que se vuelve muy complejo sacarte esos nuevos-lentes-que-todo-critican, y te darás cuenta que el mundo "normal" no está hecho para nerds... tal vez entonces te preguntes  porqué no lo habías iniciado antes. Mi consejo final: corresponde a un momento de la vida: no antes, no después. Buena suerte!  
________________________________
Anímate y pásanos el tuyo!
 

The bang bang club: prensa y fotografía.

¿Qué se necesita para ser un fotógrafo de conflictos? Seguramente mucho valor y comprender que lo que pones en juego es más que tu vida: un ideal por el que se trabaja y se lucha.

Siempre me llamó la atención la fotografía, pero sobre todo esos fotógrafos que reportan guerras, conflictos, crisis sociales y que son capaces de dejar en ello la vida. Seguro es parte de mi sueño frustrado por falta de B... alor (iba a escribir ...olas, pero este blog, que se precia de su mojigatería, no debería mostrar malas palabras).

El Bang Bang Club fue el nombre que dieron a este equipo de reporteros sudafricanos que fotografiaron varios años de la dura guerra civil que vivió el país un poco antes de que fuera liberado Nelson Mandela. Dos de sus miembros ganaron el Pulitzer por sus trabajos (¿recuerdas aquella foto en que un buitre espera la muerte de una niña refugiada, famélica y solitaria?) y a pesar de ello, sus vidas no fueron tan felices. Me parece que la película refleja muy bien las situaciones personales, el ejercicio fotográfico, sus cuestionamientos y el valor de su trabajo. Muy recomendable, aunque en inglés sudafricano en letmewatchthis.com o directo en este link.

1.7.11

La pobreza...

Dice James C. Scott en "Weapons of the Weak" (tomándolo de Simmel, si no mal recuerdo) que nadie es pobre socialmente sino hasta el momento en que recibe ayuda. Es decir que la pobreza no es un numero cualquiera, sino una percepción (y también una justificación, para dar y para recibir). De lo que no habla es de la pobreza intelectual: ¿uno es pobre porque pregunta, o es pobre por no preguntar?